Gobierno del Presidente Medina trabaja en la conservación de los rios.

C7hulnMX0AE3XW1

Juan Bautista Azcona es un hijo de la sierra. Vive en la Celestina, San José de las Matas.

Desde pequeñito, su padre, empleado del Plan Sierra, le enseñó a quererla.
A pie, en burriquito, la conoció como sólo suelen los amantes. Y lo ha sido desde entonces. Un enamorado de la sierra.
“Vi cómo se iban desarrollando las actividades aquí y eso como que me fue enamorando”, cuenta Juan:Técnicos del Plan Sierra lo motivaron y estudió ingeniería forestal.
Agradecer al Plan Sierra que lo motivó y ayudó a salir de la loma para ser ingeniero es reconocer que, como los árboles, la vida es bosque.
Graduarse, volver a su loma a trabajar y vivir el destino de su gente, es ganar la partida al ego que alucina.

 

C7hw_X8WsAApqfY

“Volvía a trabajar en el proyecto, lo que yo soñaba y me he quedado aquí”, dice Juan con mucho orgullo:

el alma huele a pino en la sierra. Envuelve, abraza y reclama. Las almas agradecidas la complacen. Vuelven a ella.
Volvió a La Celestina en San José de las Matas a trabajar y cuidar el bosque y las aguas, para que la Patria se unte de olorosa resina.
Juan se confiesa una enamorado de la naturaleza, testimonio que ojalá miles de jóvenes miren. Hijo de la Sierra.

 

Leave a Comment

Scroll to top